Alarmas y Sistemas de Protección

24 horas los 365 dias

Spanish Catalan Chinese (Simplified) English French German Italian Russian

La Cámara Termográfica y su funcionamiento

  • Una cámara termográfica registra la intensidad de la radiación en la zona infrarroja del espectro electromagnético y la convierte en una imagen visible

    ¿Qué son los infrarrojos?

    Nuestros ojos son detectores diseñados para detectar la radiación electromagnética en el espectro de luz visible. Cualquier otro tipo de radiación electromagnética, como la infrarroja, es invisible para el ojo humano.

    El astrónomo Sir Frederick William Herschel descubrió la existencia de la radiación infrarroja en 1800. Su curiosidad por la diferencia térmica entre los distintos colores de la luz le llevó a dirigir la luz solar a través de un prisma de cristal para crear un espectro y, a continuación, midió la temperatura de cada color. Descubrió que dichas temperaturas crecían en progresión desde la parte del violeta hacia la del rojo.

    Tras revelar este patrón, Herschel midió la temperatura del punto inmediatamente más allá de la porción roja del espectro, en una región sin luz solar visible. Y, para su sorpresa, halló que esa región era la que mostraba la temperatura más alta.

    Los infrarrojos están a medio camino entre el espectro visible y las microondas del espectro electromagnético. La fuente principal de radiación de infrarrojos es el calor o la radiación térmica. Cualquier objeto con una temperatura superior al cero absoluto (-273,15 ºC o 0 Kelvin) emite radiación en la región infrarroja. Hasta los objetos más fríos que podamos imaginar, como los cubitos de hielo, emiten rayos infrarrojos.

    Todos los días estamos expuestos a rayos infrarrojos. El calor de la luz solar, del fuego o de un radiador son formas de infrarrojos. Aunque nuestros ojos no los vean, los nervios de nuestra piel los perciben como calor. Cuanto más caliente es un objeto, más radiación de infrarrojos emite.

    La cámara termográfica

    La energía de infrarrojos (A) que irradia un objeto se enfoca con el sistema óptico (B) sobre un detector de infrarrojos (C). El detector envía los datos al sensor electrónico (D) para procesar la imagen. Y el sensor traduce los datos en una imagen (E), compatible con el visor y visualizable en un monitor de vídeo estándar o una pantalla LCD.

    La termografía de infrarrojos es el arte de transformar una imagen de infrarrojos en una imagen radiométrica que permita leer los valores de temperatura.

    Por tanto, cada píxel de la imagen radiométrica es, de hecho, una medición de temperatura. Para ello, se incorporan complejos algoritmos a la cámara de infrarrojos. Esto hace de la cámara termográfica una herramienta perfecta para el mantenimiento predictivo.

    Ventajas de la termografía

    Mayor rapidez y máxima eficacia al menor coste. Para alcanzar estos objetivos, las plantas industriales necesitan operar sin interrupciones: 24 horas al día, 365 días al año.

     

    Sin costosas averías ni pérdidas de tiempo.

    Así, si es usted el responsable del mantenimiento predictivo de su planta, es mucha la responsabilidad que tiene. Con solo poder prever qué componentes están a punto de averiarse, podría precisar en qué momento adoptar las debidas medidas correctivas. Por desgracia, los peores problemas permanecen ocultos hasta que es demasiado tarde.

    Las cámaras termográficas son la herramienta perfecta para predecir fallos ya que consiguen hacer visible lo invisible. En una termografía, los problemas saltan a la vista de inmediato.

    Con el fin de mantener sus plantas operativas en todo momento, muchas empresas han combinado sus programas de mantenimiento predictivo con las herramientas de diagnóstico más valiosas para el mantenimiento predictivo del mercado: las cámaras termográficas.

    Tanto si tiene que supervisar equipos de alta tensión, cuadros eléctricos de baja tensión, motores, bombas, equipos de alta temperatura, como buscar pérdidas de aislamiento… una cámara termográfica es justo la herramienta que necesita para VERLO todo. Pero ¿qué pasa si no realiza inspecciones térmicas regulares? ¿De verdad es tan malo que se estropee una conexión de baja tensión?

    Al margen de las pérdidas en la producción, hay un peligro mayor.

    Incendios

    Un pequeño problema eléctrico puede tener gravísimas repercusiones. El rendimiento del sistema eléctrico baja y se gasta más energía en generar calor. Si no se comprueba, este calor puede acumularse hasta el punto de empezar a fundir las conexiones. No solo eso, las chispas que saltan pueden provocar un incendio.

    Los efectos de un fuego suelen infravalorarse. Además de la destrucción de bienes y equipos, puede generar inmensos costes en concepto de tiempos de producción, daños por agua e incluso pérdidas humanas, imposibles de evaluar.

    Alrededor del 35% de los fuegos industriales tiene su origen en problemas eléctricos que causan pérdidas por valor de 300.000.000.000 de euros al año.

    Muchos de estos problemas podrían evitarse con el uso de una cámara termográfica. Puede ayudar a detectar anomalías que normalmente serían invisibles a simple vista y a solucionar problemas antes de que se detenga la producción o se produzca un incendio.

    Esta es solo una de las razones por las que las cámaras termográficas FLIR permiten rentabilizar la inversión en muy poco tiempo.

     

 


 

 

 


 
   

Utilizamos cookies, sólo para realizar un seguimiento de las visitas a nuestro sitio web, no almacenamos ningún dato personal. más Información